LA MOCHILA - intianti

INTI ANTI

Bienvenidos a INTI ANTI Club de Montaña de San Luis Argentina En este sitio podrán encontrar toda la información relacionada con las actividades del montañismo en San Luis

LA MOCHILA

Estimados amigos del Club:

Estos consejos están orientados al uso de uno de los elementos básicos del equipo del montañista: La mochila, es una herramienta de transporte indispensable para hacer montaña, escalar o hacer viajes de trekking.

Hernan Muñoz

LA MOCHILA

El origen de la mochila se remonta a la prehistoria, cuando en los desplazamientos del hombre, este tenía que portear sus pocos enseres en la espalda. La evolución de la mochila ha ido pareja a la necesidad del hombre de transportar más cosas cada vez más pesadas. Las guerras han sido las que han impulsado, sobre todo desde el siglo XVIII, los diferentes avances, tanto en materiales como en formas y capacidades, ya que el soldado, debido al nuevo tipo de conflicto, debía llevar sobre su espalda todo lo imprescindible para poder sobrevivir en el frente.


Hoy en día, nuestras mochilas no tienen nada que ver con aquellas de lona pesada, ya que son de fibras sintéticas impermeables y ligeras, quedando la resistencia condicionada por la utilización de unos u otros materiales. También a evolucionado la forma y la estructura de las mochilas para adaptarse mucho mejor a la anatomía humana, apareciendo modernos sistemas de suspensión y regulación. La actividad que vayamos a realizar determinara el tipo de mochila que debemos adquirir (escalada, senderismo, esquí...).


Materiales de fabricación
La cordura, un derivado de la poliamida, es el material más utilizado hoy en día para la construcción de mochilas, ya que está dotada de una excelente relación peso y resistencia a la abrasión y el desgarro. Los grosores más recomendados van de los 500 a los 1000 deniers.

Mediante un acabado con revestimiento, resinado o inducido, de poliuretano, se logra la impermeabilidad de las mochilas, aunque las costuras siempre serán las vías preferidas del agua para hacer incursiones en la ropa, saco y otras cosas que llevemos en su interior. Algunas mochilas hiperligeras de mediana y gran capacidad emplean tejidos como el Kevlar, fibra de gran resistencia a la abrasión, para su construcción.

 

 

 

INFORME SOBRE MOCHILAS

Algunas notas sobre las mochilas
Es aspecto externo de las mochilas no es baremo suficiente para sacar conclusiones respecto de su calidad, todos los detalles: los materiales utilizados, los métodos de construcción, el cuidado puesto en su fabricación, el control de calidad, etc., también deben considerarse.

Una mochila, debe distribuir eficazmente el peso a lo largo de los hombros, espalda y caderas; es conveniente adquirir una mochila de una marca de reconocido prestigio, lo que dará muchas garantías de que esté ergonómicamente diseñada y que, por tanto, no dé problemas en este sentido.

Distribucion de peso en una espalda tradicional

 

Distribucion de peso en un sistema de espalda ALPHA

 

La mochila debe ser fiable, si falla cerca de casa, no pasa nada, pero si se rompe en una expedición o una salida larga o importante, puede ser un gran problema.

Por otro lado, para sacar partido a la mochila durante años, debe estar bien diseñada, ser cómoda de llevar y estar fabricada con materiales de la mejor calidad, por lo cual conviene confiar en la experiencia y calidad de un buen fabricante. Conviene desconfiar de marcas no muy reconocidas especialmente si se prevé hacer actividades de importancia.

Debe pensarse bien el tamaño de la mochila necesaria: una mochila muy grande da mucho espacio para llevar cosas, pero es posible que esa abundancia de espacio te tiente a cargar con llevar demasiadas cosas innecesarias en salidas cortas.

  • 1. Talla ajustable para distintas medidas de espalda.
  • 2. Confort en hombros y pechos, evitando los puntos de máxima presión.
  • 3. Distribución de la carga, repartida por toda la espalda.
  • 4. Eficaz transferencia de las cargas.
  • 5. Sistema de refrigeración con larga chimenea de ventilación con microcanales laterales.
  • 6. Excelente libertad de movimientos.

Lo ideal sería tener al menos dos mochilas de distinto tamaño para poder utilizar una u otra en función del tipo de salida que se desea acometer.

El correcto llenado de la mochila es importante, y va en función del tipo de terreno por el que uno se va a mover, si es muy abrupto o difícil, o si es más llano o fácil.

Para terreno fácil conviene llevar el centro de gravedad de la mochila arriba del todo y por lo tanto, la parte más pesada de la carga situada cerca de los hombros.

Para terreno difícil conviene llevar el centro de gravedad en el centro de la mochila, por lo tanto, la parte más pesada de la carga, situada cerca de la espalda. Esta distribución favorece la estabilidad.

 

En terreno difícil, al esquiar, durante descensos de montaña etc., se debe ajustar las cintas de la mochila al máximo para favorecer que cuerpo y mochila actúen como uno sólo.

 Veamos algunas orientaciones sobre las partes clave de una mochila.

Conjunto de espalda más suspentes
Este es un elemento clave en el confort de porteo de una mochila, un sistema de porteo concebido inteligentemente, debe satisfacer todas las exigencias de confort, facilidad de regulación, estabilidad y durabilidad. También debemos tener en cuenta las diferencias anatómicas individuales de cada usuario a fin de redistribuir eficazmente el peso.

Es muy bueno que la espaldera tenga un sistema de aireación adecuado y que el tejido con que está confeccionado no absorba ni retenga el sudor.

El cinturón lumbar es una parte clave en una mochila de tamaño medio o grande. De su confort y diseño depende la facilidad de una mochila para mantenerse firme en la espalda impidiendo oscilaciones que desequilibrarían a su porteador. Conviene que el cinturón sea blando en la parte interna para más comodidad, y algo más rígido en la parte exterior para una mayor resistencia a la torsión. Es importante, también, que el material del que esté fabricado tenga una buena resistencia a la abrasión.

Sistemas de espalda más suspentes para mujeres


Existen bastantes modelos de mochila que en su fabricación tienen en cuenta las especificidades de la anatomía femenina: espalda más corta, cadera más ancha y pecho más expuesto, lo cuál hace necesaria una repartición diferente de las cargas a nivel de la espalda y una concepción diferente del cinturón abdominal así como del sistema de suspentes para evitar que oprima el pecho.

De todos modos, el que una mochila no tenga un diseño específico para la anatomía femenina, no implica, en absoluto, que no pueda ser utilizada satisfactoriamente por una mujer.

Costuras
El sistema de costuras que cohesiona las distintas partes de una mochila, es de la mayor importancia. Las costuras deben ser duraderas y, las que deban soportar un gran esfuerzo de vencer dobles o triples, o incluir algún sistema de refuerzo eficaz. El hilo debe ser de alta resistencia e indestructible. El ideal es un hilo de poliamida 100% de alta calidad.

 Sistemas de porteo tipo "porters"


No hay otro sistema de porteo que permita llevar pesadas cargas sin forma definida a la espalda de manera práctica y rápida (al menos para un occidental). Estos armazones, de un peso reducidísimo son capaces de soportar pesos de hasta 100 Kgs. No hay límites a los usos del porter. Expediciones, trekkings, viajes de larga distancia, transporte fácil de equipo técnico, equipos de rescate, motores, sistemas apagafuegos, y en general cualquier material muy pesado que deba moverse por la montaña. Resulta ideal para forestales, guardas de refugios, expedicionarios, naturalistas, bomberos, y un largo etcétera.

Existen porters, desde los muy sencillos, hasta los verdaderamente anatómicos y de elevadas prestaciones.

Cualidades y Calidades de Mochila

 

Básico

La mochila es un elemento básico en el equipo de los acampantes, ya que dentro de ella se transportarán los elementos de tu campamento. Al comprar nuestra mochila debemos fijarnos siempre en que uso le vamos a dar y en que se adapte a nuestro cuerpo. Otro de los aspectos es en que materiales esta construida. Constata que las costuras sean dobles y con hilo grueso. La bolsa debe ser de nylon resistente y resinado o impermeable y los elementos de metal inoxidables, (hebillas, broches, etc.), como así también, si es de armazón, los caños deben ser livianos y resistentes y las soldaduras firmes y prolijas. Las hombreras deben ser anchas y acolchadas,  también las riñoneras del cinturón. El correaje no debe ser ni muy ancho ni muy angosto y las hebillas deben ser seguras y fáciles de desenganchar. Es muy útil que la bolsa principal conste de varios compartimentos, como así también de tapa de lona ajustable e impermeable. 

Tipos de mochilas.

Existen cuatro tipos de mochilas, básicamente, a saber:

Mochila sin armazón.

Existen dos tipos , la mochila común sin armazón y la ergonométrica. La primera es una bolsa con correas para ajustarla a los hombros. Como no tiene forma propia ni estructura, es difícil una correcta distribución del peso. Apta para caminatas breves y con poco peso, pues al ir pegada a la espalda de quien la lleva, no hay aireación, y se torna con el transcurrir de la caminata cada vez mas incómoda.

La ergonométrica.

Esta, a pesar de no tener una estructura rígida, posee una estructura realizada a través de la forma, el molde y los materiales flexibles con que está realizada. Es cómoda y consta de correajes de ajuste que la adaptan a cualquier cuerpo, de allí su nombre, sus hombreras y cinturón con riñoneras ayudan a adaptarla con facilidad.

 

 

 

Mochila con armazón.

 

En esta mochila, el armazón, generalmente de aluminio hueco reforzado o hierro, mantiene rígida la mochila y la separa del cuerpo, proporcionando ventilación, además distribuye el peso equitativamente entre los hombros y las caderas, logrando un centro de gravedad equilibrado. También las hay con armazón de fibra de vidrio lo cual las hace más livianas y con una mayor flexibilidad permitiendo una perfecta adaptación al cuerpo de quien la transporte.

El carguero.

Cuando son cargas muy pesadas o bien de gran tamaño, debemos recurrir al carguero. Consiste en una armazón de forma rectangular, con una plataforma para apoyar la carga. Casi siempre tiene una bolsa desmontable y  consta de correas para fijar  lo que llevamos. En el carguero se puede llevar cualquier cosa, desde garrafas hasta leña.

Para escalada.

 

Prácticamente es una mochila con armazón pero están construidas con materiales de mayor calidad, mayor resistencia y menor peso. Son de pequeño tamaño, lo cual redunda en comodidad . La misma deja mayor libertad de movimientos por la disposición de sus correas. Su cierre es hermético y tiene pocos bolsillos externos, para asegurar que nada se pierda en cualquier posición en que ella se encuentre. Son más angostas y se adaptan al cuerpo de quien la utiliza. Tiene correas y cinturón de cadera con hebilla de escape rápido. Suelen no tener gran cantidad de correajes  para colgar cosas en su exterior.

Importante

 

Durante la marcha se exige al cuerpo la ejecución simultánea de varias funciones, como son el movimiento de brazos y piernas, balanceo de los hombros y del tronco, rotación de las caderas, etc. Por este motivo, para un óptimo transporte, la mochila debe adaptarse a nuestra morfología y a la utilización que vayamos a darle.

El desarrollo de una mochila eficaz, exige profundos conocimientos de los principios de biomecánica y ergonomía, así como intensas pruebas sobre el terreno para comprobar el resultado.

El sistema de porteo ideal requiere repartir bien la carga y evitar la presión de ésta sobre nervios, vasos sanguíneos, músculos y huesos. De este modo obtenemos comodidad y al limitar el movimiento de la carga, mejoramos nuestra estabilidad y aprovechamiento de la energía.

Existen diversos materiales que se utilizan para la confección de una mochila, aunque el más utilizado, devido a su ligereza y resistencia a la abrasión, es la Cordura®. El Kevlar es mucho más resistente, pero al ser mucho más caro se utiliza en muy poca proporción.

Comaparacion de la CORDURA con otros materiales  de resistencia a la abracion

  

  

Cordura® despues 3,000 ciclos

 

Nylon despues 1,000 ciclos 

 

  

Cotton despues 700 ciclos

 

Polyester despues 700 ciclos

 

 

Cordura con el sistema anti desgarro RIPTOP

DENIER

Es la unidad utilizada para indicar la finura de los hilos de un tejido. Expresa el peso en gramos de 9000 m de hilo o fibra. A modo de ejemplo, 500D significaría 500 Deniers.

Como norma general, un denier pequeño será agradable al tacto y poco resistente (la seda tiene 2 deniers), lo contrario de un denier grande, que será más resistente y más rugoso al tacto.

La resistencia también se incrementa al disminuir la distancia entre hilos en el tejido. Por eso, un saco de patatas tiene un Denier muy alto, siendo poco resistente a consecuencia de la gran distancia entre hilos. En cambio, determinados tejidos confeccionados con seda pueden llegar a ser muy resistentes gracias al tramado compresivo entre hilos.

Por tanto, un buen tejido con alto denier y una distancia entre hilos muy pequeña será muy resistente y a la vez abrá disminuido la rugurosidad al tacto.

Los bolsillos laterales aumentan la capacidad de carga, aunque, por contra, desestabilizan la marcha y dificultan el paso por lugares estrechos. Algunos modelos disponen de bolsillos accesorios que pueden adaptarse a las cintas porta-esquís.

PARTES DE UNA MOCHILA

 

  • 1. Ajuste de la altura de la tapa. Incorporado en algunos modelos, es otra forma de adaptar las distintas solicitudes de carga a la que sometamos la mochila.
  • 2. Asa de izado. Con ella manejaremos más facilmente la mochila cuando no la tengamos cargada sobre nuestras espaldas.
  • 3. Tirantes superiores de los hombros o estabilizadores. Permiten adaptar la forma de la mochila a la espalda del usuario en función del peso de la carga.
  • 4. Hombreras anatómicas. Se adaptarán a la forma espalda-hombro-tórax, reduciendo el apoyo indirecto de las hombreras sobre el cuello. Los modelos diseñados para mujeres están pensados para liberar la carga de encima de los pechos. Mejoran cuando son anchas y acolchadas.
  • 5. Espalda acolchada. Primordial cuando se transporta mucho peso o cargas con aristas que puedan clavarse en la espalda.
  • 6. Ajuste pectoral. Mantiene las hombreras en su lugar correspondiente, mejorando la estabilidad general.
  • 7. Tensores de hombreras. Ajustan las hombreras desde su base a distintas capacidades torácicas.
  • 8. Cinturón acolchado y anatómico. Reduce la presión ejercida sobre las caderas por el peso de la mochila a través del cinturón.
  • 9. Ajuste de cintura. Este cinturón evitará que la mochila salte al andar.

 

 

 

  • 10. Ceñidores de balanceo del cinturón. Reducen el balanceo lateral, sobretodo cuando la mochila es alta.
  • 11. Acolchado lumbar. Mejora la comodidad del lugar donde va a recaer el mayor peso del conjunto.
  • 12. Cuelgadedos. Al colgar el dedo pulgar de ellos mantendremos las manos a la altura del corazón y evitaremos que se hinchen con motivo de llevarlas bajas.
  • 13. Ajuste de altura. Adapta la mochila a las distintas alturas de las espaldas de los usuarios.
  • 14. Cintas de compresión y porta-esquís. Las mismas cintas realizan ambas funciones. Si la mochila viaja medio vacía pueden tensarse y evitar así movimiento de la carga y el consiguiente balanceo.
  • 15. Cruceta anatómica. El inicio de las hombreras está diseñado para repartir la carga directamente al centro de las clavículas, liberando el cuello y apoyando entre los homoplatos.
  • 16. Bolsillo en la tapa. Para tener a mano los pequeños accesorios que utilizaremos continuamente.
  • 17. Portamaterial. Permitirán cargar material en el exterior de la mochila de una forma segura (aislante, crampontes, etc.).

 

 

CLASIFICACIÓN

VOLUMEN

La capacidad de carga de una mochila (volumen) se calcula en Litros. También hay que tener en cuenta que los bolsillos añaden volumen a la mochila.

Dependiendo del uso que le demos a la mochila, podremos clasificarlas en distintos grupos:

  • Mochilas de gran carga. Capacidad de 70 a 110 L
  •  
  • Mochilas de excursión o fin de semana. Capacidad de 45 a 70 L.
  •  
  • Mochilas de ataque una jornada. Capacidad de 30 a 45 L 
  •  
  • Mochilas de escalada. Pequeñas y muy técnicas.
  •  
  • Mochilas Lady. Aunque cualquier mochila puede resultar satisfactoria para una mujer, las de este grupo están adaptadas explicitamente a las morfologías femeninas. Espaldas más cortas, caderas más anchas y pecho más expuestos son las principales diferencias en relación a anatomías masculinas.
  • Mochilas estancas. Un grupo de mochilas de reciente aparición. Son totalmente estancas al agua y sumergibles, disponiendo a la vez de las mejores regulaciones. Ideadas para descenso de barrancos, rafting, travesías en nieve o con mucha lluvia, etc.

CÓMO AJUSTAR LA MOCHILA AL CUERPO

  • 1. Una vez cargada a la espalda, la cruz formada por el inicio de las hombreras debe coincidir entre los homoplatos de la espalda (fig.1). En los modelos que no dispongan de estabilizadores, esta zona podrá quedar un poco más elevada, dependiendo de la morfología de cada usuario.
  • 2. Cerraremos el cinturón (fig.2). Su posición corresponderá con la parte superior de la pelvis. Tensaremos de forma que exista contacto por todo el contorno de la cintura.
  • 3. Tensaremos los ajustes laterales del cinturón (fig.3), hasta que no exista balanceo de los bajos de la mochila.
  • 4. Tensaremos las hombreras (fig.4) hasta notar que existe contacto en toda la zona del pecho, hombros y preferiblemente también el inicio de la espalda.
  • 5. Tensaremos los tirantes superiores de las hombreras (estabilizadores), de manera que se anule el balanceo de la parte alta de la mochila y teniendo la precaución de que no moleste al giro de la cabeza (fig.5). Para mejorar la inmovilización de la carga resulta muy útil la cinta de pecho.

 

 

Armado y uso de la mochila.

 

Es fundamental como armamos la mochila, pues si está mal armada , por más que la mochila sea de primera, sufriremos en nuestra caminata las consecuencias.

 

1-Antes de armar la mochila, separar todo lo que vamos a poner en bolsas separadas.

 

2-pongamos los elementos a la vista.

3-Primero cargamos lo BLANDO y LIVIANO, que NO vamos a usar en el transcurso de nuestra marcha, para que esto sea lo que se apoye en nuestras espalda y haga de riñonera.

4-Luego lo no tan blando, y lo que no vamos a utilizar en el transcurso de nuestra marcha, (elementos de cocina, calzado, etc.)

5-Por último y arriba de todo, lo PESADO, y lo que PODEMOS llegar a utilizar en nuestra caminata.

6-Las herramientas van en los costados de nuestra mochila, con su respectiva funda.

7-Cargás los bolsillos laterales de tu mochila.

8-Trata de no colgar elementos de tu mochila, si lo hacés, amarralos bien de modo que no se muevan cuando caminás.

9-Probá como te sientan los correajes, el cinturón, etc, sentila cómoda y que no te aprietan las correas, pero que tampoco te quede floja. Si es necesario, camina un poco para probar el peso y si se adapta a tu cuerpo.

10-¡¡¡ LISTO, LOS CAMINOS TE ESPERAN !!!

 

CONSEJOS

  •  A causa de las costuras, es imposible que una mochila tradicional sea completamente estanca. La utilización de bolsas interiores estancas o el empleo de una funda exterior impermeable (cubre-mochilas), garantizará mantener su contenido seco.
  • Distribuir el material en bolsas de plástico de distintos colores, mejora la disposición en el interior de la mochila y facilita una rápida localización.
  • Impermeabilizar la mochila periódicamente ayudará a su conservación, evitando la penetración de la humedad.
  • En determinadas ocasiones (en caso de alud o caída al agua), sistemas que te permitan desembarazarte rápidamente de la mochila, pueden ser de gran utilidad.
  •  Las varillas metálicas extraíbles que tienen en sus espaldas algunos modelos de mochilas pueden ser utilizadas para una emergencia para improvisar una tablilla inmovilizadora en caso de romperse el hueso de una extremidad
  •  No cargar mas del 20 o 25 % de nuestro peso en la mochila.
  • Los elementos que puedas llegar a usar en la caminata, ponelos a mano.
  • Sacatela para cruzar un alambrado o subir a un árbol.
  • Desabrochate el cinturón de la mochila para cruzar  o vadear un río o arroyo.
  • Evita llevar botellas de vidrio o frascos, si tenés que llevarlos si o si envolvelos en tela o ropa.
  • No coloques contra tu espalda cosas con puntas o ángulos. Equilibrá la carga de los costados de tu mochila.
  • No cuelgues nada en el exterior, caso contrario, amarralo bien, que no se bambolee.
  • No empujes a quien la lleva una mochila.
  • No juegues con la mochila puesta.
  • Enfundá siempre las herramientas que van dentro de la mochila. 

 

3 comentarios »
Loading… Loading comments…Please wait
Avatar
#1
16 of October of 2009 1:33
Hola, aqui paso como siempre que puedo por tu blog. Sigue a asi, te felicito. Saludos....
#2
30 of July of 2010 22:02
hola soy bombero forestal recomiendame una mochila para mi trabajo la q usan los americanos me dicen q cuesta sobre 120e ¿hay algo mas asequible? gracias

#3
8 of October of 2010 0:38
esta buenisimo

Leave comment as:

          Loading

Write down the characters shown in the following image, differentiating lower and upper case letters